"Las montañas no son estadios donde satisfago mi ambición de logros, son las catedrales donde practico mi religión. Desde sus majestuosas cimas veo mi pasado, sueño el futuro y, con una inusual agudeza, experimento el momento presente... En las montañas yo celebro la creación. En cada viaje a ellas, nazco de nuevo." Anatoli Bukréyev.

martes, 25 de febrero de 2014

Pico Urbión, por el valle de Urbión

No resulta extraño que los aficionados al montañismo muestren algún tipo de predilección hacia alguna cumbre en particular. El vínculo especial que une al hombre con una montaña concreta tiene su origen en causas que, en la mayoría de los casos, provienen del ámbito etéreo de lo sentimental.
 
Desde hace años el Pico Urbión es mi montaña favorita. Quizá debido a la incontestable belleza de su entorno; o por ser el lugar donde me inicié al montañismo; seguramente por una mezcla de recuerdos y sensaciones. Ni siquiera es la cima más elevada o hermosa que he hollado; sin embargo, es la montaña que en mayor medida me ha cautivado.


Entorno:
 
La Sierra de Urbión es una amplia cadena montañosa que se extiende a lo largo de un territorio que abarca zonas de La Rioja (extremo suroeste), Burgos (sureste) y Soria (extremo noroeste). El punto más elevado de la cordillera es el Pico Urbión (también conocido como Muela de Urbión), que con sus 2.228 metros se alza majestuoso por encima de sus hermanos menores (Peñas Claras, Camperón, Pantorra, Tres Provincias,...) y que sirve, además, de divisoria natural entre La Rioja y Soria.
 
El fenómeno del glaciarismo se halla presente en esta sierra más que en ningún otro punto del Sistema Ibérico del que forma parte. Del Pleistoceno, la época glacial más reciente, quedan vestigios en forma de espectaculares cuencas y hermosísimas lagunas glaciares que se suceden en todas las vertientes de la sierra. Destacan, entre ellas, la afamada Laguna Negra y la estructura glaciar del valle del río Urbión, en el sector meridional de la sierra.


Datos prácticos:
 
* Localización: Sierra de Urbión, suroccidente riojano, formando parte del Sistema Ibérico.

* Punto de partida: aparcamiento situado en carretera de Viniegra de Abajo a Viniegra de Arriba (a 4,5 km del primer pueblo).

* Dificultad: alta, por el fortísimo desnivel de la ruta y la excesiva duración de la misma.

* Tipo de ruta: lineal, ida y vuelta por el mismo sitio.

* Desniveles: punto de inicio 1.020 metros – Ermita de San Millán 1.140 metros – Refugio Campolengo 1.540 metros – Pico Urbión 2.229 metros. 1209 metros en total.

* Tiempo estimado: 9 horas (ida + vuelta), sin paradas.

* Distancia: aproximadamente 28 km (ida + vuelta).

* Acceso: Desde Logroño, tomar la A-12 en dirección a Burgos. Antes de llegar a Nájera, tomaremos el desvío por la izquierda hacia Tricio y San Millán (LR-113). Después, en el siguiente cruce, seguiremos por la LR-113 hacia la izquierda, hacia San Millán, Salas de los Infantes y Baños de Río Tobía.
 
Atravesaremos Baños, Bobadilla y Anguiano hasta llegar a la Venta de Goyo, donde tomaremos la LR-333 hacia las Viniegras.
 
Pasaremos Viniegra de Abajo y continuaremos hacia Viniegra de Arriba, pero a 4,5 km de Viniegra de Abajo, localizaremos a la derecha de la carretera un pequeño aparcamiento, donde localizaremos un  cartel que anuncia el camino a seguir hacia la Laguna de Urbión (4 horas según el cartel). Aparcaremos el coche y comenzaremos la caminata. Este punto es la confluencia del arroyo Hormazal con el río Urbión.
 
Itinerario:
 
Como he mencionado anteriormente, la ruta propuesta discurre por unos de los valles más hermosos y recónditos de La Rioja, y el trayecto sorprenderá al caminante tanto por su belleza como por su espectacularidad. Se trata, desde mi punto de vista, de una de las mejores rutas de montaña que se pueden realizar en toda la provincia.
 
La realización de esta travesía exige al caminante una muy buena forma física hasta coronar la cima del Pico Urbión y regresar por el camino de la ida en una sola jornada. Otra opción es llegar solamente al quinto refugio (Campolengo), ubicado cerca de los tejos centenarios y a 1.540 metros de altitud, y dar por finalizada la marcha, aunque he de advertir que la zona más espectacular del recorrido se encuentra precisamente a partir de ese punto, donde también la ruta inicia su mayor dureza. Y la tercera opción (recomendada) es ascender hasta la Laguna del Urbión en una primera jornada, vivaquear allí, y acometer la subida al Urbión y el regreso en una segunda jornada.
 
Comenzaremos la marcha desde la zona de aparcamiento mencionada y, nada más cruzar un primer puente sobre el río Hormazal, nos internaremos en el valle del río Urbión, que en esta primera parte del recorrido es bastante cerrado. El camino está bien trazado, discurre siempre paralelo al río y en dirección sur.
 
Avanzaremos dejando a la derecha el río, donde podremos observar preciosos saltos de agua, remolinos, pozas y, si estamos atentos, alguna que otra trucha de montaña.
 
Al cabo de tres cuartos de hora, llegaremos al Chorrerón, un preciso rincón en el camino formado por una cavidad en la que se ubica un curioso salto de agua. Después, no tardaremos en llegar a la ermita de San Millán (1.140 metros), que aparece cercada por una valla.
 
En esta primera parte del recorrido, el camino es perfectamente visible y la estrechez del valle tampoco permite variaciones en la ruta a seguir. Sin embargo, conforme nos vamos introduciendo en el mismo, el valle se va ensanchando y serán muchas las veces en que la senda a seguir sea menos visible.
 
Continuaremos caminando sin cruzar aún a la otra orilla para llegar pronto al primer refugio (Tacudia), a 4,5 kilómetros de distancia del comienzo de la ruta y 1.160 metros de altitud).
 

Pico Urbión, al fondo
 
Un poco más adelante, al cabo de aproximadamente 1 hora y 15 minutos desde que comenzamos la marcha, debemos cruzar al otro lado del río a través de un puente. A la izquierda podremos contemplar el Alto de la Traición (1.919 mts). No tardaremos en ver un segundo refugio (El Pino, a 6 km del inicio) al otro lado del río.
 
Cruzaremos al otro lado del cauce fluvial en el siguiente puente (volviendo a dejar el río a la derecha). A la derecha se puede contemplar la mole del Alrucea (1.914 mts). Continuando la caminata, observaremos al otro lado del río el tercer refugio (Refugio Rosabaila, a 8 km del inicio).
 
Cada vez más, el valle se irá ensanchando y la senda será menos visible, pero esto no debe preocupar al caminante, ya que el terreno está bastante despejado de árboles y matorrales y el valle se dirige siempre hacia el Urbión, que pronto comenzará a vislumbrarse al fondo del mismo.
 
En la confluencia de los barrancos de Fuentedorra (izquierda) y de Urbión (derecha), se encuentra emplazado el cuarto refugio (Refugio Hoyo Bellido, a 8,6 km del inicio y 1.380 metros de altitud). Giraremos hacia el barranco del Urbión sin descender al río hasta llegar a un cruce de sendas poco marcadas, donde debemos bajar al cauce y cruzar el Urbión por unas piedras. El río, por tanto, queda entonces a nuestra izquierda.

Haya solitaria en mitad del camino
 
A unas 2 horas y 45 minutos (10,5 km), llegaremos al quinto refugio (Campolengo, a 1.540 metros), desde el que se podrán divisar más adelante los dos tejos centenarios. Recomendamos acercarse a contemplar tan majestuosos ejemplares (uno de ellos catalogado como Árbol Singular), así como una serie de espectaculares saltos de agua en las inmediaciones y varias hayas solitarias. 



 
Tejos centenarios, joyas botánicas en el camino

A partir de aquí comienza la verdadera ascensión a la cumbre, pues aún queda de salvar el mayor desnivel. Iniciamos el ascenso dejando la izquierda el arroyo y avanzando en paralelo al mismo. La senda es poco clara y la pendiente se hace dura en muchos tramos.
 
Debemos continuar la ascensión dejando siempre el río a la izquierda y procurando seguir el trazado de las poco visibles sendas que se dirigen hacia la Laguna del Urbión, única por sus características glaciares y dimensiones de La Rioja.
 
Desde la laguna, localizamos en su parte izquierda la subida final hacia la cima del Urbión, que con ausencia de hielo y nieve no presenta especial dificultad. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada